La deuda nunca es con el resultado