Punto de vista. La disciplina equiparó al brillo