La economía de la ATP, en crisis