Un presente promisorio. La euforia vive en Talleres