Cambios a toda velocidad. La F.1, detrás de cámara