Los Pumas. La fatiga, el enemigo