La fiesta del esgrima

Una atractiva competencia, con los máximos tiradores del mundo, se efectuó en San Isidro; la victoria fue para el belga Van Laecke
Leandro Murciego
(0)
26 de mayo de 2003  

El festejo del belga Yoeri Van Laecke, que se impuso sobre el suizo Marcel Fischer por 6 a 5, marcó el final de la competencia de la Copa de Mundo de espada masculina, que se realizó en el Hipódromo de San Isidro.

Desde temprano, poco después de las 9, el ajedrez físico, como muchos lo denominan, captó la atención de las más de 300 personas que pasaron por el Tattersell de San Isidro.

Rápidamente el francés, idioma oficial de la esgrima, invadió las instalaciones regando de mística la sala, que por primera vez recibía a los mejores tiradores de todo el mundo. "Por primera vez tenemos en la Argentina una competencia con tan buenos esgrimistas," comentó Cristián Groupierre, el mejor argentino (23ero en la clasificación final).

Los pronósticos preveían una final entre el austríaco Cristoph Marik, 1ero en el ranking mundial, y Fischer (3ero). Pero el caprichoso cuadro de eliminación fue evolucionando hasta que poco antes de las 16.30, la orden de ¡En garde! (en guardia) decretaba el comienzo del combate final. Por un lado, el belga Van Laecke (10° en el ranking mundial); por el otro, suizo Fischer. Ninguno de los dos estaba dispuesto a relegar su posibilidad de sumar puntos, que le permitiera seguir avanzando en la carrera rumbo a Atenas 2004.

Ataques, contraataques y fintas, formaban parte del amplio repertorio de los dos esgrimistas sobre la pedana. No había lugar para la especulación. Pero el final de la cuenta regresiva de la última manga los encontró igualados en 5 puntos. Todo se definiría en un minuto adicionado; quien primero lograra marcar el punto sería el campeón. Fischer atacó, inteligente, rápido y decidido. Van Laecker lo dejó pasar marcó el 6 a 5 que le permitió quedarse con el triunfo.

En el cuadro femenino de florete estuvieron las máximas tiradoras. La mejor se quedó con el certamen: la italiana Valentina Vezzali (oro individual y por equipos en Sydney 2000) al vencer en la final a la rusa Ekat Youcheva por 15 a 9, fue el epílogo de la gran fiesta de la esgrima.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.