España. La fiesta del Real; la humillación de Barça