Italia-Suecia. La final se disputará en Milán