El torneo Clausura. La habilitación no es todo