La historia de siempre, aunque más sufrida