Punto de vista. La hora de los chicos