El Torneo de Primera División. La ilusión también se nutre de sufrimiento