La inauguración de Río 2016: Pelé avisó que no irá a la fiesta y crece la intriga sobre quién encenderá el pebetero

La antorcha olímpica recorre lugares icónicos de Río y sortea protestas
Alberto Armendáriz
(0)
5 de agosto de 2016  • 14:15

RIO DE JANEIRO.- Pocas horas antes de la esperada llegada de la antorcha olímpica al estadio Maracaná, donde esta noche dará inicio a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 , la llama proveniente de Grecia hizo un recorrido por algunos lugares icónicos de la Cidade Maravilhosa, fue transportada por la famosa “garota de Ipanema” y debió sortear algunas protestas políticas. Pelé , uno de los principales candidatos a encender el pebetero, avisó que no irá a la fiesta, que comienza a las 20, y crece la intriga sobre quién tendrá ese privilegio.

Las aventuras cariocas de la antorcha comenzaron temprano, en lo alto del morro Corcovado, donde frente a la estatua del Cristo Redentor fue recibida por el arzobispo de Río, Orani Tempesta –amigo del papa Francisco- y el alcalde de la ciudad, Eduardo Paes. Allí en un breve pero emotivo acto, fue bendecida mientras era levantada, en medio de lágrimas, por la ex jugadora de volley brasileña Isabel Barroso Salgado.

De allí, por medio de varios relevos, la antorcha llegó hasta el barrio de Leblon, donde fue cargada por la supermodelo brasileña Alessandra Ambrosio. Poco después, ya en Ipanema, le tocó el turno a la ex modelo y empresaria Heloísa Pinheiro, quien durante su adolescencia fue la musa inspiradora de los músicos Tom Jobim y Vinicius de Moraes para componer la ya clásica canción “Garota de Ipanema”; como era de esperar, el tramo de Pinheiro estuvo acompañado por la gente cantando aquella célebre melodía.

Mientras la flama avanzaba por la orla de Copacabana, una protesta obligó a los organizadores a alterar un poco el recorrido original en dirección al morro del Pan de Azúcar. Los manifestantes, reunidos frente al legendario hotel Copacabana Palace, delante del cual se instalaron unos grandes anillos olímpicos, estaban separados en dos grupos: uno que pedía la salida del poder del presidente en ejercicio, Michel Temer, y otra que se quejaba del gasto realizado para los Juegos Olímpicos cuando el país vive una profunda crisis económica.

El hasta hace pocos meses vicepresidente Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), asumió la presidencia el 12 de mayo, cuando la mandataria Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT), fue suspendida por el Congreso en medio de un proceso de impeachment por manipulación de las cuentas públicas. El destino final de Rousseff se decidirá a fin de mes, cuando el Senado realice la última votación del juicio político.

Gran defensora de los Juegos, Rousseff ya adelantó que no irá al Maracaná pese a haber sido invitada por el comité organizador, en una clara señal de rechazo a Temer, a quien considera un “traidor” y “golpista”. Esta tarde, la suspendida presidenta publicó un mensaje en las redes sociales en las que aclaró: “Estoy triste por no ir a la fiesta ‘en vivo y en colores’, pero estaré siguiéndola, hinchando por Brasil”.

Existe gran expectativa sobre cuál será la reacción del público cuando Temer declare inaugurado el evento, al que asistirá luego de agasajar en el antiguo Palacio de Itamaraty a los 54 jefes de Estado y de gobierno que vinieron para la ceremonia, entre ellos el argentino Mauricio Macri, acompañado de su esposa, Juliana Awada.

Y otra de las grandes incógnitas para esta noche es quién será el encargado de tomar la antorcha olímpica para encender el pebetero en el Maracaná. Se había especulado con que sería el ex astro futbolístico Pelé, pero él mismo rechazó hoy esa posibilidad por razones de salud. “En este momento no estoy en condiciones físicas de participar en la apertura de la Olimpíada”, aclaró.

Quienes sí serán protagonistas del espectáculo son la supermodelo Gisele Bündchen, los músicos Caetano Veloso y Gilberto Gil, además de la también modelo Lea T., la primera transexual en participar de una ceremonia de apertura de unos Juegos Olímpicos; todos acompañados por 5.000 voluntarios y más de 10.000 atletas de 205 países, en medio de varias sorpresas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.