El Abierto de Australia. La Legión ya tiene rivales