La lesión de Rooney desató la pelea