La llama olímpica llegó a Río de Janeiro