Polo. La lluvia, el gran obstáculo