El Metropolitano. La lucha por las últimas tres plazas