La misión primordial de los arqueros del Sub 20: dejar por primera vez el arco en cero

Entre Raffo y Miño, de la Reserva de Boca y de Central, respectivamente, estará el arquero del encuentro del viernes ante Guinea, que no dará lugar al error; Petroli, el titular, quedaría al margen
Alberto Cantore
(0)
25 de mayo de 2017  

La mala salida de Petroli ante Corea del Sur que derivó en el penal y el segundo gol para los asiáticos
La mala salida de Petroli ante Corea del Sur que derivó en el penal y el segundo gol para los asiáticos Fuente: AP

JEJU, Corea del Sur.- Una isla, el nuevo escenario geográfico para la Argentina en el Mundial Sub 20 . Un lugar paradisíaco, de poco menos de mil kilómetros cuadrados, donde las sorprendentes maravillas de la naturaleza, producto de su origen volcánico, determinaron que la Unesco, hace diez años, la destacara por sus características geológicas de excepción. Un espacio libre de contaminación, donde las gigantes garras de las empresas automotrices o de la telefonía celular no pueden hacer pie. Un territorio que es estrella para el turismo, aunque los lugareños más longevos siguen pregonando que la pesca y el cultivo de la mandarina (gyul o gwangha) son los pilares de la economía. Poco de todo ese ambiente de serenidad, que también se mezcla con el lujo de los hoteles de la zona de Jungmun, invade a la selección juvenil, inmersa en un laberinto futbolístico y que precisa reinventarse y un aventón ajeno para extender su camino en la Copa del Mundo.

Este viernes, desde las 8 y ante Guinea, el equipo jugará su última carta, aunque el mazo le tiene que regalar un guiño cómplice para que el juego siga vigente: la Argentina está obligada a superar a los africanos en la jornada final del Grupo A, y esperar cómo se resuelven las restantes cinco zonas para saber si arma las valijas o si extiende su estadía en este país asiático.

Las playas de blanquísimo polvo de conchas, con arenas de colores banco, rojo, gris y hasta negro que se mezcla con el cobalto marino, en donde el buceo, windsurf o simplemente tomar sol es la actividad por excelencia, no entra en la agenda del conjunto, que se quedó sin margen con el recorrido apenas iniciado. Mucho menos es un atractivo para los arqueros, que resultó un puesto en el que ningún nombre se pudo afirmar y que seguramente cambiará de manos para el juego con los africanos. A las flojas actuaciones, Franco Petroli le agregó una fortísima contractura en el cuello que determinó que el cuerpo médico que encabeza el doctor Fernando Rudi le colocara un collar blando, con el que viajó desde la sede de Jeonju al de esta isla. La embestida con el atacante Cho Youngwook, acción que derivó en el penal y segundo tanto coreano, la jugada en la que el arquero de River quedó tocado en su físico y su presencia está muy comprometida. Rendimientos por debajo de lo esperado, la contractura y los vómitos que lo persiguen desde las últimas 24 horas, un combo que impide imaginar que el N°1 atajará ante Guinea. Sin Petroli, Manuel Roffo, de Boca, y Marcelo Miño, de Rosario Central, tendrán la misión de dejar por primera vez el arco en cero.

Tercer arquero en el campeonato sudamericano de Ecuador, detrás de Ramiro Macagno y Facundo Cambeses, Petroli debutó en el certamen clasificatorio recién en el último partido del hexagonal final. Una lesión y el poco rodaje que tenía en River empujaron al cuerpo técnico que lidera Claudio Úbeda a volcarse por Macagno, de Atlético de Rafaela. Con roce en primera división por ese entonces, el cordobés se adueño del arco de la selección durante cinco partidos: los cuatro de la etapa de grupos y el primero del hexagonal final. Solo Venezuela no le convirtió a la selección: ni en el cierre del Grupo B, que se jugó en Ibarra, ni en el encuentro que fue la apertura de la última jornada de la rueda final de Quito, la Vinotinto quebró la valla criolla. Una situación que sí ejecutaron el resto de los rivales: Perú, Uruguay, dos veces y Bolivia le anotaron ocho goles a Macagno; Colombia, Ecuador y Brasil, seis tantos a Cambeses, que ante los brasileros sufrió una conmoción cerebral sin pérdida de conocimiento. Ahí asomó Petroli, el arquero histórico de la categoría, ya que cumplió los ciclos en la Sub 15 y Sub 17.

Sus pergaminos y la continuidad que logró en la última etapa en la Reserva de River le devolvieron la confianza a Petroli, que se adueñó del arco de la selección en la Copa del Mundo. Pero sus rendimientos fueron flacos con Inglaterra, donde le facilitó el ángulo de la definición al delantero Armstrong para el 2-0 y cerró el juego con una infracción que derivó en el tanto, de penal, que selló el resultado. El desquite no pudo ser peor: apresurado, deseoso de demostrar su valía, tomó decisiones equivocadas en la mayoría de las jugadas: desde la corrida sin sentido para achicar el remate de Lee Seungwoo, en el 1-0, a la falta sobre Cho Youngwook que fue sancionada con penal; además, fue la jugada que le provocó la contractura en el cuello. “Falló en los dos partidos que no podía fallar”, señaló un integrante del cuerpo técnico, con voz amarga, cargada de desilusión.

Entre Raffo y Miño, que se desempeñan en la Reserva de Boca y de Central, respectivamente, estará el arquero del trascendental encuentro con Guinea, ese que no da lugar al error, a la lectura equivocada de la jugada. Un encuentro en que la Argentina deberá ser dinámica, atrevida y desequilibrante, porque además de ganar las matemáticas aconsejan que sea por una diferencia abultada, ya que las derrotas la dejan con un -4 en el goal average. Miño, de 19 años, nacido en Guatimozín (Córdoba) asoma con más posibilidades. La velocidad y la potencia, las características que lo hacen destacar; Roffo, de 17 años, de Teodelina (Santa Fe) es considerado en el mundo Boca como el arquero del futuro y viajó para sumar experiencia, con miras a la Copa del Mundo de 2019.

La selección llega a la última cita del grupo con la urgencia de una victoria, sin embargo la prioridad por estas horas es resolver quién será el guardavalla para medirse con Guinea. El arco argentino se encapricha en no querer tener un dueño.

Una probable formación

Una práctica a puerta cerrada en Jeonju, la última actividad que desarrolló la selección, antes de tomar el vuelo que le demandó 50 minutos en cruzar desde el continente a la isla de Jeju. El cambio de sistema táctico, al igual que con Venezuela, donde el equipo defendió con una línea de tres zagueros, será la novedad, detrás de la modificación del arquero. Para llevar adelante la tarea se perfilan Juan Foyth, Marcos Senesi y Lisandro Martínez, que debutaría en la Copa del Mundo, después de cumplir con las dos fechas de suspensión que arrastraba del campeonato Sudamericano de Ecuador. En un sistema 3-2-3-2, el resto de los intérpretes serían: Ascacibar y Colombatto; Conechny, Zaracho y Mansilla; Torres y Lautaro Martínez.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.