Basquetbol. La NBA, lejos de las soluciones