Turismo Carretera en el Oscar Gálvez. La pasión, inalterable