Ajedrez / El Mundial de San Luis. La pasión no tiene lugar