La pelota vuelve para Alemania

Organizará el 18° Mundial de la historia y será sede por segunda vez; en 1974 fue anfitrión y ganó la Copa; las inversiones y los beneficios de una candidatura que tuvo a Franz Beckenbauer como gran impulsor
Organizará el 18° Mundial de la historia y será sede por segunda vez; en 1974 fue anfitrión y ganó la Copa; las inversiones y los beneficios de una candidatura que tuvo a Franz Beckenbauer como gran impulsor
(0)
30 de junio de 2002  • 11:41

El cierre en Corea y Japón activó automáticamente la cuenta regresiva. Cuarenta y ocho hojas del calendario restan hasta el próximo Mundial. Demasiado, una eternidad, para los más ávidos de fútbol. Un suspiro para otros, despreocupados por las cuestiones de la pelota. La hoja de ruta marca como destino inmediato a Alemania 2006, la cumbre que viene...

La cita fijó un calendario provisional. El partido inaugural se disputaría en Munich, el 9 de junio, mientras que la final se jugaría en Berlín, el 9 de julio. Las entradas para la primera rueda saldrían a la venta a mediados de 2005. Y el sorteo se realizaría a fines de ese año.

Treinta y dos equipos participarán en el campeonato. Doce estadios albergarán los 64 encuentros. Pese a que ya existe una gran infraestructura, las obras previstas para la remodelación y la reconstrucción de los escenarios tendrán un costo de US$ 1.690.000.000. La FIFA anunció una ayuda de US$ 170.000.000. El resto se repartirá entre las doce sedes y el gobierno.

El impacto económico resultará importante. Según los estudios, el certamen generará alrededor de US$ 10 mil millones y producirá un impulso de 26 mil millones en un plazo estimado de 15 años.

El 80 por ciento de los alemananes rogaba por el certamen, pero la candidatura tuvo su mentor: Franz Beckenbauer. El mismo que tuvo en sus manos la Copa del Mundo en 1974, como capitán del conjunto, y en 1990, como entrenador. Ahora, como dirigente, concretará el sueño y albergará el máximo torneo. “Seremos buenos anfitriones. La infraestructura, transporte, seguridad y accesibilidad mejoraron mucho en los últimos años”, dijo Beckenbauer, titular del Comité Organizador del Mundial de Alemania y vicepresidente de la Federación de ese país.

Y el Káiser completó: “Será la primera vez que Alemania unida -tras la caída del Muro de Berlín, en 1989- podrá celebrar un Mundial. Eso le dará al bloque de Europa del este la oportunidad de vivirlo”.

La historia tendrá un papel trascendental. Será la segunda ocasión en que la pelota rodará por tierra germana. El dulce recuerdo aún sobrevuela por Munich, donde Alemania Federal, por entonces, se consagró campeón frente a Holanda, la Naranja Mecánica. El vencedor era dirigido por Helmut Schon y, además de Beckenbauer, tenía jugadores como Gerd Müller, Breitner y Vogts.

Alemania recibirá otra vez al resto del Mundo futbolístico e igualará a otros tres organizadores: Italia, anfitrión en 1934 y en 1990; Francia, en 1938 y en 1998, y México, en 1970 y en 1986.

La ansiedad se corporizó en cada uno de los 80.000.000 de alemanes. Pero la elección no resultó nada sencilla y generó gran revuelo. El 6 de julio de 2000 se realizó en Zurich la votación para designar la sede de 2006. Los cuatro candidatos fueron Marruecos, al margen en la primera rueda; Inglaterra, en la segunda, y Sudáfrica, que cayó por un voto con Alemania, que logró 12 adhesiones. La decisión sorprendió, ya que el país africano era el principal candidato. Todo se definió entre reuniones de último momento y pactos políticos en la FIFA. Incluso, el neozelandés Charles Dempsey, que definió el asunto con su abstención, recibió amenazas de muerte días después.

El certamen rotará después de 2006 entre las seis confederaciones. “La Copa del 2010 será en Africa”, anticipó Blatter en el Congreso de la FIFA, en Seúl, en enero último. Algo que sorpresivamente no ratificó el jueves último. Así, tras la experiencia de EE.UU. 94, el continente americano se vería privado de un Mundial, al menos, hasta 2014. Pero ya habrá tiempo de pensar en la proyecciones. Después de todo, hay un dato concreto: el presente y el futuro inmediato le pertenecen sólo a Alemania.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.