La perlita de la final del Abierto de Australia: Roger Federer tuvo que interrumpir su emotivo festejo de campeón por el ojo de halcón