Tras la suspensión de River v. San Lorenzo. La policía está en la mira