El rival de la Argentina, por octavos de final. La prensa mexicana castigó a su selección