Las eliminatorias. La prensa paraguaya, eufórica