River. La presión de los suplentes