La quiebra no admite préstamos