La revancha del Fenómeno

Goleador, genio y figura de la Copa, el delantero tuvo su desquite: no había jugado ni un minuto en la final de EE.UU. 94 y había sufrido en la de Francia 98; hoy fue la estrella
Cristian Grosso
(0)
30 de junio de 2002  • 10:09

YOKOHAMA.- Quedará para otro momento la discusión sobre si es, nuevamente, el mejor jugador del planeta. Indiscutible resulta, sin embargo, elevarlo a la categoría de genio y figura de este Mundial. Tómeselo como el símbolo, la cara, la estrella de este Corea-Japón 2002 que, por si hacía falta, realzó el talento de los cracks brasileños y confirmó que, más allá de las espantosas lesiones que lo persiguieron durante los últimos dos años, Ronaldo Luiz Nazario de Lima es un fenómeno de la pelota.

De un saque pulverizó el maleficio de los goleadores con no más de seis tantos en una Copa (ver aparte), igualó a Pelé como máximo artillero histórico de Brasil con 12 goles, humilló al arquero alemán Oliver Kahn marcándole en un tiempo más goles que los que el germano había sufrido en todo el torneo y se sacó de encima la mochila de las dos finales anteriores.

En 1994, Ronaldo no había actuado ni un minuto en el desenlace, ante Italia. En 1998, el misterio y el escándalo lo marcaron con aquel affaire nunca aclarado, antes de perder con Francia por 3 a 0. Por si alguien tenía alguna duda de su categoría y de su predisposición para las finales, Ronaldo despejó cualquier temor. Es un crack, sencillamente. Lo demostró con goles decisivos en los partidos más importantes. Definió la semifinal contra Turquía y hoy puso de rodillas a una Alemania con dominio, pero sin definición.

“Se lo dedico a mi familia y a esa persona que desde hace dos años me ayuda con la recuperación. Sólo él sabe cuánto sufrí en estos últimos tiempos”, ofrendó tras el partido. El hombre en cuestión no es ni un familiar, ni un compañero, ni un amigo del colegio. Es Nilton Petrone (él lo llama Filé), el fisioterapeuta que contrató hace un par de temporadas y que lo acompaña allí adonde él va.

Con los dos tantos de hoy, Ronaldo se convirtió en el primer goleador canarinho en solitario en un Mundial desde Ademir, en 1950, y llegó a los 45 tantos en el seleccionado.

A pesar de ello, vivió la celebracón como uno más. Nada de egos desorbitados, aunque él sepa que no es un jugador del montón. Gilberto Silva y Junior le acariciaron esa especie de plumero que se dejó en la cabeza, como si se tratara de un talismán. Edmilson y Dida lo abrazaron antes que nadie. Y Marcos bromeó con él con la Copa en la mano. En el grupo no tiene vedettismos.

Lloró, también. Cuando Luiz Felipe Scolari lo sacó para que los japoneses lo ovacionaran, a un minuto del final, se quedó a un lado del banco de suplentes con la mano izquierda en la cara y soltó un emotivo llanto ante el consuelo del cuerpo técnico.

Después tomó la Copa y dio la vuelta olímpica. “Ahora me voy a festejar”, dijo. Se lo merecía.

Chau barrera de los 6 goles

YOKOHAMA (De un enviado especial).- Con los dos tantos que le marcó hoy a Alemania, Ronaldo sumó ocho en todo el Mundial y se convirtió en el primer jugador que consigue más de seis goles en una sola Copa del Mundo desde que el polaco Gregorsz Lato hizo siete en Alemania 74.

Los máximos goleadores

Scolari, de las críticas al exito

YOKOHAMA, Japón (De un enviado especial).- Luiz Felipe Scolari, el DT que llevó a Brasil al pentacampeonato, es un verdadero ilusionista: convenció al mundo de que su equipo es vulnerable y, al final, cuando no muchos lo esperaban, mostró las cartas de su seleccionado con el poderío de Rivaldo, Ronaldo y Ronaldinho. Ahora, tras la consagración, vuelve a sorprender: abandonará el cargo, según el diario brasileño Jornal da Tarde.

Nacido el 9 de noviembre de 1948 en Passo Fundo, en el Sur de Brasil, Scolari asumió a cargo de la selección de Brasil durante las últimas eliminatorias sudamericanas, luego de que otros tres entrenadores quedaran en el camino. Antes de este desafío había conseguido seis títulos como técnico: con Gremio, la liga brasileña y la Copa de Brasil 94 y la Copa Libertadores 95; con Palmeiras, la Copa de Brasil y la Copa Mercosur 98 y la Copa Libertadores 99.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?