Río 2016: la reventa de entradas: un camino que a la larga termina en la prisión