Punto de vista. La revolución acreedora