La rusa que dio positivo por meldonium hace 45 días y este viernes fue habilitada para competir en el Dakar

Nifontova posa con el poster del Dakar
Nifontova posa con el poster del Dakar
Se trata de Anastasiya Nifontova, que interpuso un recurso de amparo a una sanción de la Federación Internacional de Motociclismo; cumplirá su sueño de comenzar el rally desde este lunes
Fernando Czyz
(0)
31 de diciembre de 2016  • 16:12

ASUNCIÓN.- La sonrisa casi no entraba en su cara. Luego de un mes y medio de tensa espera y tratativas, la rusa Anastasiya Nifontova logró revertir una sanción impuesta por la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) por doping positivo: de esta manera, podrá competir desde el lunes en el Dakar 2017.

A los 37 años, se convertirá en la primera rusa que compite en motos en esta prueba de aventura. Desde la ciudad suiza de Mies llegó esta misma mañana el comunicado que la habilitaba para correr; negárselo sería "un daño irreparable", consignaba el documento. La piloto nacida en Moscú respira aliviada, tiene los papeles en regla al menos para participar del Dakar.

Desde el 14 de noviembre recae sobre ella la sanción provisoria por un control durante el Mundial de Cross Country que le dio positivo por meldonium, la misma polémica sustancia que involucra a gran parte del deporte olímpico ruso.

Si bien el caso se mantiene abierto para continuar con las investigaciones, la FIM autorizó a la competidora a participar y esta mañana se presentó en el Centro de Convenciones de Conmebol, para cumplir con los trámites administrativos de inscripción al Dakar, su gran anhelo.

Mientras registraba su moto del equipo Husqvarna, ,Anastasiya Nifontova aceptó el diálogo con LA NACIÓN para comentar sus sensaciones tras ser habilitada."Me siento como si hubiera terminado la prueba... todos me saludan y felicitan. Pero realmente me siento exhausta porque fueron días de mucho stress pero ahora debo calmarme y volver a pensar en la competencia y estar lista para esta prueba. No estoy seguro cuál será mi resultado porque en los últimos dos meses no tuvo el tiempo suficiente para la preparación", sostuvo la campeona femenina de la especialidad Cross Country de 2015.

Acostumbrada a utilizar el dorsal número 13, la piloto que habitualmente realiza campañas de concientización vial con la policía de Moscú no pudo reclamar este número y utilizará el 59: "No podré usar mi número de la suerte pero está perfecto. Si bien todavía no hay una decisión firme y oficial, pero que la FIM me haya autorizado a competir es una gran alegría".

"Además de una victoria en lo personal, este es un triunfo para Rusia porque en mi caso participar mis resultados médicos son bastantes objetivos sin atenuantes del punto de vista político, así que quiero agradecer a la FIM por su trabajo objetivo. El resto de los casos estuvieron vinculados con el equipo olímpico de mi país, que tiene médicos y entrenadores además de los atletas, una situación distinta a la mía que compito sola", añadió.

"El gran objetivo era poder comenzar y ahora será poder terminar la prueba en la mejor posición posible. En este tiempo de incertidumbre me sentí protegida por el equipo Husqvarna, mis sponsors y por la gente, que me hizo saber que estaba junto a mi", finalizó Anastasiya que junto con las españolas Laia Sanz y Rosa Romero componen la cuota femenina de la especialidad motos de este Dakar.

La sonrisa de la rusa que podrá competir
La sonrisa de la rusa que podrá competir

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.