La quiebra. La síndico espera