San Lorenzo. La solución ya casi está; la calma, no