El GP de Italia de Fórmula 1. La tarde inolvidable