La televisión también se colgó su medalla