La tradición manda: Wimbledon no cambiará la hora de su final por el Mundial de Rusia

La sala de prensa de Wimbledon, uno de los pocos espacios habilitados para seguir el Mundial en televisión
La sala de prensa de Wimbledon, uno de los pocos espacios habilitados para seguir el Mundial en televisión Fuente: Reuters
Matías Baldo
(0)
8 de julio de 2018  • 21:32

LONDRES.- La final del singles masculino de Wimbledon se disputará el próximo domingo 15, a las 14 horas de Londres (las 10 en la Argentina), aun si Inglaterra es uno de los protagonistas de la final del Mundial Rusia 2018 en Moscú.

"No hay planes de cambiar el horario, ni de mostrar el partido en la pantalla gigante", confirmó a LA NACIÓN Eloise Tyson, líder del departamento de comunicaciones del All England Lawn Tennis and Croquet Club en donde se disputa el tercer Grand Slam de la temporada.

Richard Lewis, director ejecutivo del torneo, lo había anunciado hace una semana, antes de la clasificación inglesa a las semifinales: "No hubo otra discusión que ‘jugaremos a las dos en punto y ya está. Nos encanta ver que Inglaterra está bien y nos encantaría que Gareth Southgate y su equipo lo hicieran bien en esta Copa del Mundo".

Wimbledon es una zona libre de fútbol, en la que los partidos pueden verse únicamente en dos lugares: en el vestuario de jugadores o en las salas de prensa.

El viernes, Gaël Monfils programó su conferencia de prensa justo en el entretiempo entre Francia y Uruguay. Antes, había vencido al estadounidense Sam Querrey en cuatro sets, perdiéndose una parte del primer tiempo. "Mi primera pregunta cuando salí de la cancha fue sobre el resultado. Cuando me dijeron que estaba empatado me apuré y tuve la suerte de ver el gol de Raphael Varane".

El sábado, los goles de Harry Maguire y Dele Alli frente a Suecia fueron celebrados únicamente por los periodistas ingleses. Kyle Edmund tuvo suerte: su encuentro frente a Novak Djokovic había sido programado en el último turno de la cancha principal: "Obviamente lo estaba viendo en un montón de pantallas en los vestuarios", confesó tras su derrota. En Wimbledon se agotaron las pulseras que permiten el reingreso a todo aquel dueño de un ticket que sale del All England.

Amén de esas dos excepciones, el resto del complejo es tierra prohibida e incluso los empleados están autorizados, siempre con la amabilidad británica como bandera, a solicitarles a aquellos que estén viendo los partidos en un celular o en una tablet, a que se retiren.

Mick Desmond, director comercial y de medios del club, explicó que pese al diálogo entre los organizadores de ambas competiciones, la FIFA decidió programar el encuentro apenas dos horas después del comienzo del duelo en la Catedral. "Nuestra final siempre empieza a las dos de la tarde y va a empezar a las dos de la tarde", expresó.

Ni siquiera los comentarios de Mats Wilander, ex número uno del mundo siete veces campeón de Grand Slam y principal comentarista de Eurosport, conmovieron la convicción de los organizadores del torneo.

"Creo que deberían adelantarla a las 13. Sería muy inteligente hacer eso. Creo que hasta los jugadores estarían de acuerdo. Ellos y los sponsors quieren que la gente vea Wimbledon, todos quieren eso. Es cierto que los contratos televisivos alrededor del mundo podrían ser un problema, pero creo que deberían haber considerado cambiar el horario antes de que comience, no solamente porque Inglaterra puede llegar a la final", reflexionó en diálogo con Reuters.

Unas 24 milllones de personas vieron la serie de penales de cuartos frente a Colombia, cifra que representa el 81% del encendido. La BBC, dueña de los derechos televisivos de ambos certámenes, anunció que transmitirá una hora de la final a través de su primera señal antes de moverla a BBC2 por primera vez en la historia. En Inglaterra tendrán que elegir. Sin Andy Murray y con Kyle Edmund eliminados, si los Tres Leones saltan al Estadio Olímpico Luzhnikí el domingo, la decisión será fácil de tomar.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.