En Rosario. La turbulencia está amainando