La última bola de Palermo

Los ocho finalistas se reunieron para hablar de la gran definición que disputarán esta tarde en el Campo Argentino; la cita fue en un bar de Las Cañitas, que es propiedad de Bautista y Horacio Heguy, Adolfo Cambiaso y Bartolomé Castagnola; son rivales y socios
(0)
15 de diciembre de 2001  

Hace tan sólo seis días, se presentaba la semifinal entre los dos Chapaleufú como el partido de los vecinos . Siguiendo con este particular mundo de relaciones que enntrega el polo, esta definición del 108° Campeonato Argentino Abierto de polo puede promocionarse como la final de los socios . Sí: dos integrantes de cada equipo han puesto juntos un negocio. Se trata de un bar ubicado en la zona de Las Cañitas, bautizado, como no podía ser de otra manera, con un particular nombre polístico: Penal 1.

Pues bien, esta ex casona devenida en un moderno punto de encuentro para buena parte del ambiente de este deporte es, obviamente, el lugar acordado por ambos equipos para la realización de esta producción. Adolfo Cambiaso, Bartolomé Castagnola, Bautista y Horacio Heguy juegan como locales en su función de dueños del lugar. El clima entre todos es muy distendido, pese a que se encuentra a tan sólo 150 metros del escenario dondehoy jugarán el partido del año. Eso sí: para los ocho, pese a la excelente relación que los une, el choque de esta tarde será a cara de perro.

Esta ambivalencia queda clara en dos frases nacidas de la boca de dos Heguy. "Lo único que me gusta es estar en la final. Me llevo bien con los contrarios, pero el que esté enfrente no me importa. El día del partido quiero ganar. Nada más", contó Horacio. Su hermano Bautista explicó: "Me divierte jugar el partido porque si me llega a tocar perder, no me importa. Por lo menos lo gana alguien con quien me llevo muy bien y me tocará otro año. Me voy a matar por ganar, pero si pierdo me voy contento".

Del otro lado, Bartolomé Castagnola también entregó su punto de vista sobre este particular aspecto de ser rival y socio. "Yo quería que en la semifinal del domingo último ganara Chapaleufú por la amistad que tenemos con los integrantes de este equipo. Pero si yo hubiera elegido rival, habría sido Chapaleufú II: quería tomarme revancha de la derrota del año pasado en la final. Además, hoy por hoy nos convenía mas jugar con Indios Chapaleufú II".

Como siempre ocurre en estos casos, la hora de las fotos no resulta para nada sencilla. Los protagonistas se destacan por sus habilidades con el taco y la bocha, pero la gran mayoría no es amante de las cámaras. Como otras veces, el que rompe el hielo es Mariano Aguerre , que bromea con las bolas de la mesa de pool que tiene el bar. De ahí surge la imagen predominante de esta página...

Claro que no todo es risas. A la hora de hablar del partido en formas separadas, cada equipo por su lado, la seriedad es protagonista exclusiva. Y en una rápida recorrida puesto por puesto y equipo por equipo, los jugadores de Chapaleufú y los de La Dolfina, en ese orden, dijeron:

  • Bautista Heguy : "No me imagino cómo puede llegar a ser esta final. No creo que pueda pasar lo mismo que ocurrió contra Chapaleufú II, cuando arrancamos 6 a 0 en el primer chukker. Creo que, por sus características, los dos equipos tratarán de hacer un partido abierto".
  • Adolfo Cambiaso : "Para nosotros esto es una revancha, jugando contra quien sea. Más cuando el año pasado no jugamos bien la final. Perder todavía no se me cruzó por la cabeza. Para mí tenemos más posibilidades. Tendríamos que ser favoritos, según mi entender. ¿Nervios? En estas circunstancias son agradables, son como una adrenalina que uno busca".
  • Mariano Aguerre : "Cada final es como un hijo: son todos distintos. Uno no tiene uno preferido. Lo mismo sucede con las finales: cada una tiene sus cualidades. Lo que sí sé es que en ésta se da que no juego una definición desde hace un par de años, y por eso tengo muchas ganas de ganar".
  • Sebastián Merlos : "No haber ganado el Argentino Abierto no me produce nervios, sino ansias. Si funcionamos bien y logramos imponer nuestro juego, hay pocos equipos que nos paren..."
  • Horacio Heguy : "Independientemente de las individualidades y de que hay dos jugadores muy importantes en los dos finalistas, la clave será cual jugará más en equipo. El polo se juega de a cuatro, no con uno solo. Y creo que nosotros estamos jugando ordenados y en equipo. ¿La gente? El aliento a mí no me pesa ni más ni menos. Eso sí: me alegra que todos quieran que ganemos".
  • Juan Ignacio Merlos : "La única imagen que se me viene a la cabeza es llegar a los palenques habiendo ganado y terminando un año increíble. Nada más. Si nosotros jugamos bien e imponemos nuestro ritmo, deberíamos tener muchas más posibilidades que ellos".
  • Marcos Heguy : "La gente nos apoya desde hace mucho y sería bárbaro devolverle lo que nos da. Creo que la hinchada que tenemos se debe a nuestro estilo de juego, que hace que el público se sienta identificado y se divierta mirándonos jugar".
  • Bartolomé Castagnola : "La clave para ganar Palermo es tener onda con los otros integrantes del equipo y tomar la final como un partido más".
  • Así piensan los ocho finalistas. La mitad está asociada fuera de la cancha, pero también dentro de ella. ¿Cómo? Sí, socios del buen polo , del mejor del mundo. Y hoy tienen todo como para demostrarlo en Palermo. Más allá de vencedores y vencidos.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.