Primera B. La violencia dijo presente en el ascenso