El torneo Apertura. La violencia, en la mira de Perrotta