Carlos Avila, con el fútbol en las manos. La violencia, implacable