Nadie se resigna, pero pocos apuestan por ella. Las canchas están tan vacías como el interés