El US Open. Las damas, a la caza del Nº 1