Las frustraciones erosionan las ideas de un Basile desgastado

El DT xeneize no encuentra soluciones para la crisis; anoche, abatido, estaba reunido en el vestuario con el presidente Ameal para decidir sobre su futuro
(0)
6 de diciembre de 2009  

La estocada letal de Ignacio Piatti hizo más grande una herida que no termina su proceso de cicatrización. Frente a ese doloroso golpe, Alfio Basile se refugió en la oscuridad del banco de suplentes y maldijo la fulminante recuperación de Independiente. Antes de eso, la igualdad conseguida por Pablo Mouche lo rescató de la desazón y, en cierta medida, recompuso de imagen adusta. La reacción inmediata de sus dirigidos, las oportunidades malogradas en un segundo período a puro corazón también insinuaron cierto estado auspicioso, pero el final mostró otra imagen golpeada de Coco.

Sobre la medianoche, todas las conjeturas sobre su continuidad o no en el club fueron alimentadas por la reunión que mantenía en el vestuario con el presidente Jorge Amor Ameal.Los públicos respaldos de Juan Román Riquelme y de Martín Palermo denotaron las intenciones del plantel, pero los dirigentes empiezan a vacilar, mientras que la hinchada todavía no se manifiesta y reprueba la inestabilidad actual. El contexto es complejo para Basile y el desgaste puede jugarle una mala pasada a su voluntad, más allá del compromiso que sostiene con los líderes. En el intento desesperado por llegar a la solidez, Coco ueve las piezas... aunque nada de lo que intenta, sale del todo bien. En los planes a futuro, el técnico tiene previsto reforzar los sectores más débiles: un compañero de punta para Palermo, un marcador central y un lateral son algunas de las condiciones que buscaba imponer para el futuro modelo, pero lo de anoche puede haber cambiado drásticamente el escenario.

Hasta anoche, era firme la idea de que esta realidad titubeante de Boca podía revertirse; el interrogante que no se despeja tiene que ver con los deseos del entrenador, pues se lo nota agotado, a la par que los jugadores no rinden en plenitud. En lo poco que le queda al campeonato, hay que comprobar si Coco está dispuesto a seguir involucrado en esta puja personal, con una visibilidad poco nítida. Ya amagó con dar el portazo (tras la derrota por 3-2 con Godoy Cruz en la Bombonera), y aunque después aceptó quedarse, aquella idea nunca lo abandonó del todo.

4

  • partidos lleva el invicto de Independiente ante Boca; hubo dos empates en 2008 (ambos 1-1), y esta temporada, el Rojo ganó 2-0 en Clausura, y ahora, por 2-1.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.