Las kamikazes fueron las preferidas de la gente y cumplieron el sueño de su vida: cantar el himno