Las eliminatorias europeas. Las potencias, a un paso