Las sensaciones en México

(0)
29 de marzo de 2000  

Sábado último, en México. Hasta las aguas de la pista de remo Virgilio Uribe se emocionaron. Damián Ordás y Diego Aguirregomezcorta acaban de conseguir la clasificación para los Juegos Olímpicos de Sydney. En la tribuna estaba Walter Balunek, que a la hora de la entrega de medallas, coronó a sus compañeros: "Fue muy lindo cuando él se acercó a entregarnos la medalla. Queríamos que la recibiera con nosotros pero los organizadores le dijeron que nos la entregara y toda la gente se emocionó. Para mí no fue una regata cualquiera, era una obligación. Tenía que correr por él, por mí y por su familia. Les había prometido la clasificación y no podía perder", contó Damián Ordás.

Y el sentimiento de Diego Aguirregomezcorta, que ocupó el lugar de Balunek en el Preolímpico, fue similar: "El primer día que vino y fuimos a remar con Damián (Ordás), Walter se quedó en la rambla y nos miraba. Tenía ganas de dejarle el bote y que se suba él. Cuando corrimos, sentí que le debía algo a un amigo. Por suerte tuve la satisfacción de regalarle la clasificación para Sydney luego de todo lo que le pasó, y fue más lindo que ganar una regata para mí".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.